viernes, 24 de febrero de 2012

Sobre el accidente

— Españoles, Felipe ha muerto —dijo el alcalde a un inglés, a un francés y a un rumano.

— Y pretende que nos lo creamos. ¡Pero si parece un chiste! —contestaron los tres al unísono con una extraña mezcla de acentos.

— Se lo contaré entonces de otra manera: Esto era un señor que no sabía decir frigorífico que salió a mandar una carta y al cruzar la carretera frente al camping pisó un tomate, creyendo haber oído algo distinto al tradicional chof, se agachó y no vio venir un autobús que transportaba gangosos lepeños rumbo a la emigración en Bélgica.

— ¿Murió en el acto? —preguntó el inglés.

— No, pero un baturro que comía pipas y presenció el percance lo cargó en su asno. Camino del ambulatorio sufrieron un accidente ferroviario.

— ¿Y qué fue del de Zaragoza? —preguntó el francés.

— ¿Cuál de los dos? Ya les dije que uno falleció, el otro ya se lo he dicho.

—¿Se llamaba Esteban? —preguntó el rumano.

— Ese era su nombre. El tren acabó por apartarse, matando a ambos de risa. Me lo acaba de contar el rucio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada