viernes, 9 de marzo de 2012

Sobre el despertar

— ¿Dónde estoy?

— En una fosa común, Felipe, —respondió el esqueleto de al lado— y, evidentemente, estás muerto.

— Pero si estoy muerto, ¿qué hacemos hablando?

— ¿Acaso no recuerdas que una noche de luna llena caíste en un pozo lleno de jeringuillas desechadas? —apuntó el esqueleto de debajo — Seguramente te pinchaste con alguna.

— Sólo consigo acordarme de un baturro, un burro y un tren...

— Nunca aprendiste el final de los chistes, Felipe, la risa fácil fue tu perdición —dijo el esqueleto de encima.

— Y ahora, ¿qué hago? —preguntó Felipe.

— Esperar a que al hombre lobo que se picó con aquella jeringuilla le implanten un tabique nasal de plata — espetó un montón de huesos desordenado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada